¿Necesitas ayuda?

Es cierto que, para solucionar un problema, lo primero es saber identificarlo y decidirse a hacer algo para gestionarlo. Sin embargo, por desgracia, con esto no vale. En el caso de los injertos capilares, esta situación es muy común, pues muchas personas deciden que se quieren hacer un injerto de pelo, pero ahora no saben cómo decidir el lugar en el que hacérselo, o con quién, o cuál seria un buen presupuesto para su situación, o incluso los tipos de intervenciones posibles para cubrir sus necesidades. Hoy vamos a intentar dar respuesta a estas dudas.

¿Qué tenemos que tener en cuenta para elegir un implante de pelo?

EXPERIENCIA

Esto es sin duda lo primero que tenemos que buscar para elegir el sitio o el doctor con el que queremos hacernos nuestro injerto de pelo. Para ello recomendamos que no solo os fijéis en los años que llevan en la profesión, sino que busquéis una relación entre los años que lleva operando una clínica, y la satisfacción de sus clientes. Esto es importante distinguirlo porque puede darse el caso de que una clínica capilar lleve funcionando menos años que otra, y sin embargo su experiencia y la satisfacción que proyectan es mayor.

MÉTODOS

Lo ideal es acudir siempre a sitios que cuenten con una relativa variedad de tratamientos. Es cierto que a mucha gente puede venirle bien solo un tipo de intervención, pero en términos generales, lo mejor es acudir a un sitio que cuente con varias técnicas, para así poder contar con varias opciones y presupuestos, y encontrar más fácilmente lo que más se ajuste a nuestras preferencias.

Algunos de los métodos principales que lideran el mercado actualmente, y que ofrecemos en Doctor Galán, son, entre otros:

  • Técnica FUE. Esta técnica consiste en una extracción e implantación folículo por folículo. Es una intervención menos dolorosa y para la que se necesita un postoperatorio más leve.
  • Técnica FUSS. Es la que se conoce como técnica de la tira, porque consiste en la obtención de tiras enteras de cabello, que se implantan directamente. Esto da lugar a un postoperatorio algo más largo.
  • Avance capilar. Aunque pueda ser una sorpresa para muchos, también hay tratamientos como este, más propios del público femenino. Consiste en el implante de cabello en la zona de la frente, para cubrir las entradas o déficits capilares frontales.

DISCRECIÓN

Esto es crucial. Nadie se hace un implante de pelo con la intención de que los demás vayan dándose cuenta de que tenemos pelo por un injerto. El objetivo de todas las clínicas es conseguir unos acabados naturales y discretos, sin embargo, no todas lo consiguen. Observar con detenimiento las fotografías de los pacientes, nos da muchísima información sobre el tipo de profesional al que le estamos confiando nuestra imagen.

Además, no solo tenemos que fijarnos en cómo se queda el injerto de pelo, sino que también tenemos que tener en cuenta la precisión y pulcritud del proceso quirúrgico, de cara a mirar por las posibles cicatrices futuras.

PRESUPUESTO

Está claro que la experiencia y los resultados se pagan, pero todo en su justa medida.

Es interesante siempre hacer un estudio de mercado para ver qué es lo que se ofrece de forma general, y por cuánto. Esto es importante para conseguir unos resultados adecuados, pero sin pagar por ello un sobreprecio.

Por ejemplo, dos requisitos importantes a revisar:

  • Hay muchos sitios, como la clínica Doctor Galán, en los que el estudio y análisis del caso concreto del paciente, se lleva a cabo de forma gratuita.
  • Garantía de éxito. Las garantías de éxito aseguran a nuestros pacientes que la obtención de los resultados previos prometidos y presupuestados, serán los que se materializarán tras la intervención.

Es cierto que hay que tener muchas variables en cuenta, pero los injertos de pelo pueden ser una oportunidad que cambia la vida y la autoestima de muchas personas, y desde aquí, creemos que vale la pena detenerse en la elección.