¿Necesitas ayuda?

Someterse a cualquier tipo de tratamiento requiere una atención y responsabilidad considerada para garantizar resultados satisfactorios.

A la hora de aplicar un injerto capilar la importancia de preoperatorio es tan importante como el operatorio y el post operatorio para conseguir resultados óptimos.

Son muchas las dudas e inseguridades que se siente cuando la persona decide someterse a tratamientos de este tipo. Por ello consideramos de interés recordar y sobre todo aclarar algunos de los aspectos más peculiares tras el postoperatorio de la injertación capilar.

Lo primero que debemos tener claro es que cada persona reacciona de forma diferente y en ocasiones los resultados deseados pueden retrasarse hasta 1 año de la intervención.

Se trata de una cirugía poco invasiva por lo que los días posteriores a la intervención no debe de haber ningún tipo de molestia si se sigue las recomendaciones establecidas, a pesar de ser intervenciones rápidas, el comportamiento y el cuidado que el paciente muestre en el periodo de pos operación será cruciales para garantizar un satisfactorio resultado final.

  • Hinchazón: Los 3 o 4 días posteriores a la intervención es completamente normal que el aspecto facial del paciente muestre indicios de hinchazón. Es uno de los efectos secundarios de la anestesia local utilizada para realizar el tratamiento. No hay por qué alarmarse si se diera el caso.
  • Descanso: Es muy recomendable aplicar un buen descanso en el paciente los días posteriores a la operación, el cuerpo debe descansar las horas necesarias y además buscar la mejor postura. Es recomendable dormir mirando hacia arriba, colocando la cabeza en una posición algo más elevada que el resto del cuerpo y colocar una toalla sobre la almohada, además debemos evitar los movimientos bruscos. Debemos tener en cuenta que cuanto mayor sea la calidad del descanso menor será el tiempo de recuperación y de regeneración en la zona.
  • Costras y lavados: Al cabo de las dos semanas aproximadamente es normal que comencemos a observas pequeñas costras sobre la cabeza y la zona tratada. Para limpiar dichas costras se aconseja visitar al especialista, no es nada grave, pero debe realizarse con mucho cuidado y sutileza para evitar posibles heridas.  Debemos tener claro el inmenso cuidado sobre la zona a tratar sobre todo a la hora de realizar la limpieza.La limpieza en la cabeza es fundamental una vez ejecutada la operación, pero debe hacerse con el champú aconsejado por su especialista y aplicarlo muy suavemente en forma de espuma. Normalmente el primer lavado se lleva a cabo en la primera revisión con su especialista. Este le explicará cómo debe realizar el procedimiento y qué aspectos a tener en cuenta.En ocasiones es posible que el paciente padezca de picores, incomodidades y enrojecimientos, en ese caso es muy recomendable consultarlo con el especialista ya que es posible la aparición de foliculitis. Es decir infección en los folículos.
  • Medicamentos: Como hemos nombrado anteriormente no es normal que el paciente padezca de dolores fuerte o insoportables en ese caso contactar con el especialista. Tras la operación el paciente debe ser medicado con los medicamentos habituales tras recibir una operación rápida. Es decir, anti inflamatorios, antibióticos y, por último, pero no menos importante, protectores de estómago.
  • Recomendaciones: Una vez realizada la operación se aconseja que la persona lleve a cabo un estilo de vida generalmente sano al menos el primer mes, es decir comidas ligeras, evitar el consumo de alcohol tabaco o cualquier tipo de estupefacientes. Es aconsejable el uso de ropa ancha para evitar en todo momento el contacto con la zona tratada.También se recomienda no ejercer la práctica deportiva que conlleve a la sudoración masiva e interfiera en la cicatrización de la operación.